¿Que cámara tienes? Pues así eres.

Editado el 09/12/2010 por Goldenblatt

Os ofrecemos la traducción de un divertido post publicado por Gordon Lewis en su blog. Desde Caborian queremos agradecer a Gordon por autorizar esta traducción y permitir que podamos compartir su gran sentido del humor:

Lo que la elección de tu cámara dice sobre ti

Al igual que la ropa que decides vestir, la comida que te gusta comer y la gente con la que te relacionas dicen algo sobre ti, lo mismo ocurre con la marca de la cámara que decidiste comprar. Las siguientes observaciones se basan en contactos cercanos mantenidos con grupos de propietarios de las diversas marcas así como de haber pertenecido a cada uno de esos grupos durante algún tiempo. Se recomienda severamente suspender la lectura en este punto a aquellos que formen parte de los grupos “sin ningún tipo de sentido del humor” o “ofendidos a la mínima”.

Propietarios de Canon:

Valoras los beneficios de poseer un equipo fotográfico de una marca líder en la más avanzada tecnología de imagen digital y que ofrece un ingente número de posibilidades en cámaras, objetivos y accesorios para fotógrafos de cualquier nivel, desde el consumidor más básico hasta el profesional más exigente. Te pasarás a Nikon.

Propietarios de Nikon:

Valoras los beneficios de poseer un equipo fotográfico de una marca líder en la más avanzada tecnología de imagen digital y que ofrece un ingente número de posibilidades en cámaras, objetivos y accesorios para fotógrafos de cualquier nivel, desde el consumidor más básico hasta el profesional más exigente. Te pasarás a Canon.

Propietarios de Sony:

Crees que las innovaciones efectuadas por Sony en equipos electrónicos y en tecnología de video, su liderazgo como fabricantes de chips de imagen digital, su estabilización de imagen integrada en el cuerpo de la cámara y el uso de ópticas Zeiss tiene como resultado una sinergia única a nivel de diseño, así como productos de un valor excepcional (porque eso es lo que dice el folleto comercial). También crees en la astrología, los OVNIS y en el Conejo de Pascua.

Propietarios de Pentax:

Eres el tipo de persona capaz de gastarse 1.500 dólares en el cuerpo de una cámara para que tu colección de objetivos de montura de rosca, montura K y montura M, que posees desde hace décadas (y que todos ellos juntos no valen más de 75 dólares en un mercadillo) no se desperdicie; o eso, o no tienes ni idea de qué es una Spotmatic, una Pentax LX o Takumar y simplemente crees que resultas muy molón llevando una cámara rojo chillón que hace fotos de verdad. Crees que la gente se está riendo contigo, no de ti.

Propietarios de Olympus:

Eres la clase de persona que compra cerveza norcoreana, calzoncillos peruanos y coches franceses, no porque en realidad te guste sino porque nadie más lo hace. Cuando la gente te pregunta sobre porque elegiste comprar esa marca respondes que las imágenes que saca Olympus tienen una cierta “alma” y que lo importante son las fotografías, no la cámara. No tienes amigos.

Propietarios de Leica:

Sabes que, junto con Hasselblad, ninguna otra cámara recibe instantáneamente tanto respeto por parte de los conocedores como una Leica. Aunque esto te libera de la presión de tener que demostrar algún tipo de verdadera valía como fotógrafo, por contra te crea la necesidad de estar familiarizado con las sutiles diferencias e improntas visuales existentes entre los Elmar, Elmarit, Summitar, Summicron y Summilux. O bien eres asquerosamente rico o vives en el desván de casa de tu madre o estás a una compra-de-objetivo del divorcio.

Los propietarios de Panasonic, Fuji, Samsung, Minolta, Yashica, etcetera deberían sentirse aliviados en lugar de ofendidos por no haber sido incluidos en este artículo.

Comments are closed.