pruebas : Caborian. Comunidad de fotografía. Foros, tutoriales, noticias, concursos

Archive for the ‘pruebas’ Category

[Pruebas] Fotografía deportiva con un Smartphone

Viernes, febrero 5th, 2016

Continuando con las pruebas de fotografía general que nos mostró con su LG G4, ahora le toca el turno a la fotografía deportiva y con cuatro flashes, nada menos.

Por Carles Costa Parareda

Los llamados teléfonos inteligentes, cada vez más, van equipados con cámaras que en según qué circunstancias, ya pueden competir con sensores mucho mayores, como los que incorporan las cámaras compactas. Empecé el año, dando el paso, al comprar uno de estos teléfonos, en concreto el LG G4 H815, fijándome exclusivamente en sus prestaciones como cámara, ya que el teléfono móvil, lo utilizo sólo, esporádicamente.

Lo primero fue comprobar la calidad final de los ficheros que generaba en condiciones normales de utilización, es decir para elementos estáticos. Los resultados fueron realmente mejores que los esperados por lo que el paso lógico era ver si sería capaz de utilizarlo con sujetos en movimiento.

A pesar de la buena calidad de imagen a ISOS bajos, para foto deportiva se necesita más que eso, veamos las características que puedan afectar a la capacidad para obtener una buena imagen final.

1

LG G4 H815 (distancia focal 4,42 mm) + f/1,8 + ISO50 + 15 seg. + flash

De entrada nos encontramos que estos teléfonos disponen de una focal angular y un diafragma, fijos, con lo que solo podremos exponer bien, jugando con la velocidad de obturación; y aunque en muchos de estos teléfonos se puede subir el ISO, no es aconsejable, por la generación implícita de ruido que da un sensor tan pequeño.

El retardo en el disparo, o sea el tiempo que transcurre desde que se pulsa el obturador hasta que se obtiene la foto tiene que ser mínimo para este tipo de foto, donde el instante decisivo se encuentra muchas veces dentro de  un intervalo de tiempo de pocas centésimas de segundo, transcurrido éste, ya no hay foto.

Primera decepción, en mi teléfono, ese retardo es de casi 1 segundo; incluso con el AF en manual o disparando con un mando a distancia con tecnología bluetooth, ese intervalo no se reducía.

Después de mucho pensar encontré la solución, que si bien sólo es utilizable para un tipo muy específico de tomas, su puesta en práctica, podría dar imágenes interesantes.

Sería una toma nocturna, en que la exposición vendría dada por la iluminación del flash, que con una duración de destello generalmente inferior a 1/1000 ” fijaría al sujeto en plena noche aun utilizando un valor ISO bajo. Obviamente ningún teléfono permite la sincronización con un flash externo, por lo que el tiempo de exposición tendría que ser lógicamente largo, de manera que dentro de ese intervalo, tendría que hacer caber, el disparo de la cámara, las instrucciones para que el deportista efectuara el movimiento y yo disparara otro mando inalámbrico que encendiera el flash, flashes, en el instante decisivo.

Ahora había que ponerlo en práctica, y lo primero sería encontrar una localización en dónde hubiera alguien dispuesto a hacer de modelo. A unos dos quilómetros de mi casa hay este campo de entrenamiento de biketrial.

2

El lugar elegido fue desde la parte exterior del cubo que presenta dos aberturas rectangulares y ofrece una vista así:

3

En la foto, el deportista saltaría desde encima del tubo que se ve al fondo y tendría que quedar congelado en el aire; el encuadre estaría torcido, pero eso de noche no se vería, pero daría un plus a la foto, ya que el saltador aparecería con la bicicleta en una posición aparentemente más vertical.

Ahora tocaba la visita nocturna a la instalación para comprobar las condiciones de iluminación ambiente.

4

ISO 50, la mínima que permite el teléfono y f/1,8 implicaban una velocidad de obturación demasiado corta para que la luz ambiente no afectara a la escena, era del orden de 1/8″ incompatible con los pasos que he mencionado anteriormente para hacer la foto; y como no hay posibilidad de cerrar el diafragma para poder aumentar el tiempo de exposición, la solución que se me ocurrió fue colocar delante del objetivo un filtro de densidad neutra ND8, que me permitiría aumentar en 3 pasos el tiempo de exposición; 1″ era un tiempo bastante justo, pero se podía probar; sin el ciclista presente, comprobé que con 1/2″ conseguía sincronizar un porcentaje bastante alto de veces.
¿Y por qué no un ND1000? eso hubiera facilitado las cosas, pero hubiera necesitado unas unidades de flash potentísimas, algo a que ningún flash tipo cobra llega.

El sistema de fijación al teléfono fue a partir de 2 pinzas de colgar la ropa a las que se pegó una almohadilla para no rayar el filtro, algo barato y útil, sobre todo porque el objetivo está situado en la parte central del móvil

5

Llegó el día. La idea primera, fue que el biker saltara haciendo un caballito encima del cilindro, pero eso cortaba la cabeza del chico, y si desplazaba hacia adelante la cámara cortaba el rectángulo del primer término, con un zoom más angular y acercándome a la apertura del cemento se hubiera solucionado, pero como he dicho, la focal es fija y no se puede.

Solución, se pondría a dos ruedas encima del cilindro, y efectuaría un ligero salto hacia arriba, a mi señal. Como contrapartida, la imagen de alguien levantando ruedas un palmo respecto a su base, no es muy espectacular que digamos, y el flash que iluminaría al deportista también afectaría a la base del trozo de tubería, eso lo resolví, pintando de negro un trozo de cartón ondulado, una tela sería demasiado pesada, cara, y no tan rígida como para mantenerse recta. El cartón serviría para tapar justo la zona más prominente del cilindro y también el flash que apunta al protagonista. Para poder graduar la altura exacta, embridé a sus extremos, dos tubos de cartón de sección cuadrada tapados por arriba, para que con ayuda de 2 jirafas de flash lograra posicionarlos correctamente.

6

Habría que iluminar también el bloque de hormigón con la rotulación TRIAL SPORT, para dar profundidad a la escena, y sensación, de que el rider se estaba lanzando hacia ahí.

La iluminación del primer término tenía que hacerse sin que la luz afectara al interior del bloque de cemento, por lo que el flash había que situarlo en el suelo y en la parte izquierda para evitar que la zona superior derecha quedara vacía de contenido; pero con el flash tan cerca del plano, daba un degradado de exposición muy elevado, así que opté por levantar el flash y dirigirlo al suelo, en dónde puse dos cartones blancos a modo de reflectores para obtener una luz más difuminada y uniforme.

La parte trasera del cubo había que iluminarla también, sí, o sí. Se tenía que enmarcar al chico y evitar una gran porción de negro que hubiera estropeado inevitablemente la foto. La tonalidad diferente de ese marco, es debida a la superposición de un gel rojo delante del cabezal de ese flash.

Enfoque manual al infinito, modo de exposición manual, y tiempo de exposición de varios segundos, son absolutamente necesarios para poder conseguir una foto así.

El resultado final y un recorte al 100% del jpg que ofrece la cámara.

7

8

[Pruebas] Fotografía móvil al límite con Carles Costa

Lunes, febrero 1st, 2016

Por Carles Costa Parareda

Tenía ganas de probarlo, y después de mucho estudiarlo, me decidí por un LG G4 H815, muy bien catalogado en general en el apartado cámara; y lo que es más importante, control totalmente manual de las funciones fotográficas, con posible enfoque manual, velocidad de obturación de 1/6000 hasta 30 seg, objetivo angular luminoso f/1,8, grabación en formato Raw…

Lo de la velocidad de obturación, hasta 30″, para mí fundamental, ya que todos sabemos que con sensores tan pequeños, trabajar a más de 100 ISO genera ficheros poco aprovechables.

Retardo en el disparo, obligación de trípode en condiciones de luz escasa, trabajar siempre con la misma abertura de diafragma y focal… y más pegas que seguramente habrán, pero realmente, para según qué tipo de fotografía, me atrevería a decir que la calidad que da, no sólo es buena, sino sorprendente.

Las siguientes fotos, realizadas el 16 de enero entre el atardecer, las 4 primeras ( L’Hospitalet de Llobregat) y de noche las 4 últimas, (Barcelona) creo que dan prueba de ello, eso sí, todas ellas a 50 ISO con exposición y enfoque Manual.

No se ha utilizado ningún tipo de filtro de esos de los teléfonos, y el procesado ha sido el habitual en LR, o sea ajuste de niveles, reencuadre, reducción de ruido en Luminancia hasta un máximo de 25, a las fotos que lo requieran, y poco más.

He disparado en Raw y jpg, pero los jpg son tan buenos, que por ejemplo en las fotos 2ª y 3ª se ha aprovechado el jpg original de la cámara.

Es curioso, pero los datos GPS solo los incrusta en el jpg, por lo que me veré obligado a disparar siempre en los dos formatos de imagen si quiero disponer del potencial de un Raw además de la geolocalización.

LG-H815

Recorte al 100%

LG-H815

29nxrub

rlbbtg

LG-H815

LG-H815

LG-H815

LG-H815

LG-H815

Recorte al 100%

LG-H815

Prueba gimbal Feiyu Tech G4 para GoPro

Lunes, junio 22nd, 2015

gimbalfeiyutechg4-1

A estas alturas quién no conoce la GoPro, cámara de acción por excelencia, la red está llena de vídeos grabados con ella y toda esa inmensidad de GB de video mantienen una característica en común: la falta de estabilidad de la imagen. Dos de las virtudes de la GoPro, su tamaño y peso, son también las generadoras de su mayor problema. Y es que en general los vídeos hechos con la cámara marean a los pocos segundos.

Para evitarlo, desde siempre han existido sistema estabilizadores, tipo steadycam que a base de un esquema de contrapesos permiten dotar a la imagen de estabilidad. Con la llegada de las cámaras de acción y los drones, la necesidad de estabilizar su imagen aumentó pero con requisitos de ligereza y tamaño reducido. Así es como llegan los gimbal, dispositivos electrónicos que mediante giroscopios que detectan el movimiento en los tres ejes y motores eléctricos logran compensar el movimiento de la cámara, logrando una imagen estable.
(más…)

Estudio Casero: Fondos baratos y versátiles

Lunes, abril 8th, 2013

Estoy montando un estudio fotográfico en casa y he pensado que a lo mejor os resulta útil que os cuente los pasos que estoy  realizando. Para poneros en situación tengo que aclarar que mi objetivo es lograr tener un estudio para uso aficionado y compatible con la escasez de espacio de una casa pequeña. Así que mis prioridades son que sea barato y que sea plegable y para ello lo mejor es que sean caseros o DIY (Do It Yourself). También tengo que decir ya que muchas de las ideas que estoy poniendo en práctica no son originales mías sino que las he visto en internet (cuando la fuente haya sido única pondré el link original).

Fondos grandes, baratos, autosostenibles y de quita y pon

Esto no puede ser más fácil.  Basta con ir a la tienda de fotografía más grande del mundo, es decir Ikea, y comprar los estores Tupplur. Los tienen en tres colores, blanco, gris y negro y en varios tamaños. El más grande, que mide 2 metros de ancho y 1,95 de alto, cuesta 35 euros. El tejido es totalmente opaco y lo suficientemente rígido como para que no se cree ni una sola arruga ni desplegado ni al enrrollarlo. Viene con los agarres para poder colgarlo en cualquier pared o techo. En mi caso compré dos, uno negro y otro blanco (sabiendo que puedo jugar con la posición de la luz para llevar el blanco a gris).

Lo siguiente es elegir el sitio donde colocarlo. Lo ideal sería una habitación amplia, en la exista una pared completamente libre de mobiliario pesado (sin sofá, etc), que los muebles del centro de la habitación se puedan apartar o arrinconar sin mucho problema. Aconsejo vivamente que tratéis de localizar una pared opuesta a la entrada y que esta sea un pasillo u otra habitación: eso os permitirá colocar al modelo y las luces en la habitación y mientras vosotros disparáis desde fuera de la habitación, lo que os permitirá disparar con focales largas sin problema.

A1

En mi caso no ha sido posible cumplir todo eso, así que por eliminación la única pared libre para poder colocar el fondo es esta, donde está situada una librería. Creo que esto os pasará a mayoría, pero os cuento mi razonamiento y mi solución. Para colocar el estor se presentan varias opciones lógicas, a cada cual peor.

* La primera implica comprar dos pies de estudio y una barra de fondos, como tienen los pros. Descartado: vale una pasta y se come mucho espacio.

* La segunda es utilizar los anclajes de pared que vienen con el estor. En este caso tendría que ser en el techo (porque no hay pared disponible). Descartado: primero porque colgado del techo, que mide más de dos metros, el fondo no llegaría al suelo. Además sería un engorro cambian el estor cada vez que tuviese que cambiar de color. Y sobretodo, como ya ireis comprobando con mis DIY, soy un manazas integral y cada vez que hago un agujero en la pared el niño Jesús llora. De hecho ni si quiera tengo taladro en casa. Si algo no se puede arreglar con cinta aislante entonces no vale la pena hacerlo.

Así que opté por comprar una barra de cortina, un par de soportes de cortina y dos agarraderas (menos de 20 euros en total) y lo coloqué  el estor directamente en la librería, así:

A3

De forma que basta con desenrollar el estor con las manos para obtener este fondo:

A2

Esto me permite dejar el estor colocado de forma constante (como podéis ver la primera foto casi ni se nota), se enrolla y se desenrolla en segundos y es lo suficientemente grande como para que quepa una persona de cuerpo entero. Os recuerdo que el ancho máximo son 2 metros (el de la foto es de 1,60m) y además se pueden cortar a la anchura deseada.

Para cambiar el color es tan sencillo como descolgar la barra y cambiarlo por el otro rollo. Además si las fotos las hacéis en un sitio donde no podéis dejar puesto el estor (¡eso os pasa por tener una casa elegante o cool!), se puede montar y desmontar completamente sin dejar rastro,  sin que esfuerzo apenas y desmontado no ocupa casi nada en casa.

Como veis no el fondo desplegado no tiene ni una arruga y se enrolla a la perfección. Otra cosa a destacar es que los fondos tienen dos caras, ambas del mismo color: la principal tiene una textura textil mate. El otro lado tiene una textura más plástica y algo reflectante.

Es inconcebible una revisión casera sin una foto zarrapastrosa de un peluche, así que aquí la tenéis:

A4

Lo importante de esta foto es que está realizada ex profeso para para que la luz, un flash en un paraguas blanco colocado casi al lado de la cámara, se refleje en el fondo. Y como podéis ver en la imagen,  gracias a la superficie mate textil, estos reflejos son muy poco especulares, muy suaves y agradables. Otro gran punto a favor de estos fondos.

En las siguientes entregas del “Estudio Zarrapastroso” veremos adaptaciones tanto para estos fondos, como para las luces y modificadores. Y veremos los fondos en acción.

Publicado por Chano Reus – Goldenblatt

 

 

[Prueba] Sony NEX-6

Lunes, octubre 29th, 2012

Introducción: modelos orientados al usuario avanzado.

Hace un año y medio escribí un artículo acerca del estado de las cámaras de sistemas compactos (CSC) y de la necesidad de modelos más orientados al ‘aficionado avanzado’ y no al ‘snapshooter’. No se trata en absoluto de menospreciar a quien quiere hacer ese uso, pero ya había modelos para eso. En el aquel momento además hice un dibujo sobre cómo me gustaría que fuesen los controles de una cámara semejante y por casualidad no lo tiré.

En ese tiempo la evolución del segmento ha sido muy importante y han aparecido modelos que cumplen en parte las expectativas de ese grupo de usuarios como las Fujifilm X-Pro y XE-1, la Olympus OM-D y con un tamaño más reducido la Sony NEX-7 y ahora la NEX-6, aunque Canon y Nikon no se bajen de momento de la burra. Esa cámara, la NEX-6 ha pasado a formar parte de mi colección y tengo puestas en ella muchas esperanzas. Después de unos días de uso estas son mis impresiones, que no un análisis muy técnico. Se trata además de impresiones ajustadas a mis necesidades y gustos, que no tienen por qué coincidir con los de nadie.

Como curiosidad de mi diseño al final de la NEX-6 hay relativamente pocas diferencias: la posición del segundo dial del control y que no hay un pequeño joystick (al estilo de la Lumix LX3 o las Canon DSLR) para poder seleccionar el punto de enfoque con el pulgar. Pero el resto es sorprendentemente ajustado, sobre todo en lo más importante: el dial de modos, los controles manuales a mano, el acceso al ISO y al modo de disparo directamente y además –por fin- una zapata de flash estándar.

Sony NEX-6: la ergonomía y el visor

Muchos usuarios se han quejado siempre de los menús de Sony y es algo en lo que no puedo estar más de acuerdo: tengo una NEX-3 y parecen los de un juego infantil de consola. Pero si los controles directos de la cámara me permiten prescindir de ellos en la operativa normal, pues ya me importa menos. Con los nuevos diales y botones dedicados o configurables de la NEX-6 no es necesario acceder a los menús casi nunca. La ergonomía para sujetar y manejar la cámara es realmente buena. Estaría bien para redondearla que el segundo dial (la rueda a la derecha de la pantalla) se pudiera configurar para compensar la exposición sin tener que pulsa antes un botón. Supongo que esto se podría cambiar en una actualización de firmware. En modo M sirve directamente para cambiar la velocidad.

El aspecto del cuerpo transmite calidad de acabado. De hecho la primera impresión viniendo de la NEX-3 es el peso, algo mayor. Aunque no tenga la calidad de materiales de la NEX-7, el policarbonato parece sólido y su acabado es muy aparente. La goma del grip y del apoyo trasero para el pulgar hacen que sea muy cómoda para manejar con una sola mano.

Cuando uno se baja de una réflex por razones de tamaño y peso tiene que admitir algún inconveniente a cambio. Acostumbrarse a un visor electrónico en lugar del réflex no es directo pero el visor de la NEX-6 es realmente bueno, tanto que en ocasiones me olvido de que estoy mirando una pantalla y no a través de un espejo. Desde luego es mucho mejor que mirar una pantalla por grande y buena que sea. Mi única experiencia anterior era una Fujifilm s6500 y no se puede comparar de ninguna de las maneras, no es que sea otra liga, es más bien otra competición. El refresco del visor es tan rápido que podemos movernos como queramos sin que se aprecie ningún problema en la imagen.

Está posicionado a la izquierda para poder usarlo con otro ojo abierto como las telemétricas, pero lamentablemente mi ojo dominante es el izquierdo así que seguiré tropezándome. El ajuste de dioptrías siempre se agradece, pero usar el visor con gafas no es tan cómodo debido al parasol de goma. También es un estorbo para meter la cámara en un bolsillo o una funda. Uno menos aparatoso resolvería ambos problemas, porque quitarlo es exponerse a rayar las gafas. La pantalla LCD tiene una resolución correcta y se ve bien, aunque el formato panorámico reduce el tamaño efectivo de imagen. La contrapartida de integrar el visor es que a esta pantalla no se le puede poner un protector tipo clip ni un parasol.

La cámara se puede disparar con un teléfono iOS o Android pero para ello es necesario abrirse una cuenta en la Sony App Store e instalar una app en la cámara vía usb o la wifi que integra. Esta función es práctica pero ponerla en marcha un pequeño engorro y lleva unos segundos. Además la conexión falla con mucha frecuencia y el disparo tiene un pequeño retardo que puede invalidarla para algunos usos. En cualquier caso lo que no me parece razonable en una cámara orientada a este segmento y con este precio (sucede lo mismo con la NEX-7) es que no tenga una conexión para un disparador externo (de cable estándar, programable, una barrera…). Espero que los señores de Sony sean conscientes de eso y el puerto que oculta la zapata de flash permita ese accesorio.

Y lo que me parece directamente lamentable y un error grave por el precio pagado (950€ por el kit) es que la cámara no incluye un cargador de baterías: debe usarse el cuerpo conectado al mini-USB. Afortunadamente la batería es la misma de toda la gama NEX y la NEX-3 sí lo traía incluido por poco más de 200€.

Como resumen de unos días de uso mi experiencia de uso es esa: los controles son muy cómodos, el paso desde una réflex es casi inmediato y el visor es muy bueno. Como cámara para llevar siempre encima es sin duda la mejor que he probado, y entre propias o ajenas no han sido pocas.

Sony NEX-6: calidad de imagen, ruido a ISOs altos y autofoco.

Hacer a estas alturas pruebas de ruido y rango dinámico con un sensor Sony de 16 megapíxeles y tamaño APS-C está un poco de más. DxOMark ya lo ha analizado en las Nikon D7000, Pentax K-5, Sony NEX-5N y otros modelos, y sigue siendo el mejor en ese tamaño de sensor. Mi impresión como simple usuario de base es la que ofrecen esas pruebas: un rango dinámico muy amplio a ISO base y unas fotografías más que dignas hasta ISO1600, y usables a ISO3200. Esa es precisamente mi principal necesidad cuando viajo: poder tomar fotografías con cualquier luz, mucha o poca. En cualquier caso estas son unas pruebas rápidas de ruido recortando al 100% (haciendo click en la imagen) y a todos los ISO disponibles que incluye ¡¡¡25600!!! Las pruebas corresponden a JPG tal cual sale de la cámara con los parámetros por defecto y están hechas compensando la exposición +1,3 de la lectura del fotómetro.

Como curiosidad dejo la imagen completa de los salt’n’pepper a ISO25600 y tamaño web. Es algo más que usable, y supongo que para un periódico también. La combinación con un objetivo luminoso como el 24 f:1.8 de Zeiss para Sony puede ser impresionante.

Una de las novedades del sensor es que integra un sistema híbrido de detección de fase. La velocidad del autofoco ha mejorado mucho respecto de la NEX-3 pero aún se puede comparar aún con una DSLR de gama media como la Nikon D90 con un buen objetivo. Tampoco es esa mi necesidad así que de nuevo no me importa demasiado. Para un uso normal es más que suficiente. El que he hecho hasta ahora de las compactas y sistemas compactos excluye el rango de teleobjetivo y creo que tardarán en igualar a las DSLR para ese uso. En cambio como complemento (DSLR+tele y CSC+angular) para no cambiar objetivos la combinación es muy práctica, ya la he probado en varios viajes.

Sony E PZ 16-50 f:3.5-5.6 OSS

He comprado la cámara en kit con el nuevo 16-50 pancake que cumple más que dignamente mis expectativas. Pero debo aclarar que mis necesidades son particulares y a las de otros podría no ajustarse. No son un fanático de la nitidez extrema y no imprimo en 50×75 para mirar las esquinas con lupa, esas no son mis necesidades. Me encuentro más cerca de la opinión que le escuché alguna vez a Eugenio Recuenco, que no es muy fan de la ‘nitidez quirúrgica’ del digital.

En cualquier caso para otros usos la cantidad de lentes fijas disponibles con y sin autofoco ahora mismo ya puede hacer que nadie se quede sin su objetivo favorito para una NEX. La imagen que se puede obtener con el zoom a 16mm me parece, sin analizarla mucho, algo mejor que las del 16 f:2.8, que nunca tuvo fama de ser un gran objetivo. Y el tamaño es muy parecido, lo que unido a la estabilización óptica creo que va a relegar al 16 a un cajón salvo para usarlo con el accesorio que lo convierte en un 12mm (18 equivalente). Y con él también irá al cajón el 18-55 porque además de que su tamaño no invita a llevar la cámara en un bolsillo, su menor angular empezando en 18 para mi es una diferencia importante. Sin hacer un análisis muy técnico, la nitidez de los dos me parece comparable.

No soy muy amigo de los sistemas ‘by wire’ en los que no se actúa directamente sobre el zoom o el foco de manera mecánica sino a través de sistemas electrónicos, pero supongo que de nuevo es el precio a pagar por el tamaño. El zoom se puede usar con un pequeño mando en el lateral o bien con el anillo exterior, que podemos usar también para enfocar. Cuando se usa el anillo es más rápido pero también más ruidoso. El desplazamiento con el mando W-T es suave, seguro que para grabar video más de uno lo agradecerá. En la foto puede verse también lo estrecho que es el cuerpo debiendo usarse una zapata para trípode pequeñita, en mi caso una tipo Arca Swiss de 20mm.

Pero quien espere una calidad de acabado similar a otros objetivos Sony E se llevará una decepción: los materiales de los que está hecho el objetivo no parecen gran cosa ni muy duraderos. El tiempo (y el trato) lo dirán.

Uso con material ‘viejuno’: Focus Peaking con objetivos manuales y flash Nikon SB-24

Junto con el nuevo pancake he estado usando dos objetivos manuales vía adaptador: un Nikon E-series 75-150 f:3.5 y un Minolta MD 50 f:1.7. El primero fundamentalmente con trípode y el segundo a mano. Desde que lo conocí, siempre me gustó enfocar con el sistema peaking y en las últimas NEX parece que ha mejorado. Además usarlo con el visor me parece más cómodo. Mis primeras pruebas con la NEX-6 coinciden con la mejora declarada: obtengo más fotos con el foco clavado a mano. Si no tienes prisa, tu sujeto no se mueve y montas la cámara en un trípode no hay excusa para no obtener una foto rabiosamente nítida.

Conozco varias personas que para fotografía social de encargo agradecerían un equipo más ligero del que habitualmente transportan y cargan durante horas. A falta de que Sony saque un nuevo flash para la NEX-6 o un adaptador para usar los de la zapata anterior, yo la he probado con un viejo SB-24 de Nikon, que cuenta con un modo automático (no TTL) con su propia fotocélula para medir la luz. A pesar de que el conjunto queda un poco desequilibrado en tamaño, el resultado es sorprendentemente bueno, con exposiciones bien conseguidas y consistentes, tanto disparando el flash directo como rebotado.

En cualquier caso con un flash más pequeño -y por tanto menos potente- el hecho de poder usar ISO400 sin ninguna penalización puede hacer de ella una buena cámara social. Y aún no la he probado con mi modesto equipo Strobist, pero seguro que no decepciona. Tampoco he probado apenas el flash integrado, pero por su posición y número guía dudo que sirva para algo más que una foto de emergencia, y yo casi la prefiero con el ruido de un ISO6400.

Resumen

A favor:

– Ergonomía de agarre y uso de los controles.
– Calidad de imagen excepcional en términos de ruido y rango dinámico.
– Autofoco más rápido y Focus Peaking muy efectivo.
– Excepcional visor electrónico integrado.
– Zapata de flash estándar.

En contra:

– No incluye cargador de baterías.
– No dispone de conexión para mando remoto.
– La aplicación para disparo remoto no viene incluida en la cámara.
– Calidad de materiales y acabado del 16-50.
– El segundo dial no se puede configurar para compensar la exposición.

Así que si habéis sacado como conclusión que estoy muy contento con mi adquisición estáis en lo cierto, así es. Quien lo va a pagar va a ser mi equipo réflex, dudo que a partir de ahora que lo use mucho si no necesito un teleobjetivo con autofoco. Y sin duda lo pagarán también las ventas de la NEX-7.

Por Félix Sánchez-Tembleque (wiggin)

[Prueba] Nokia 808 PureView

Jueves, octubre 25th, 2012

Gracias a la intermediación de Daniel Sanz, de El Telar del Geek, Nokia España nos ha cedido durante unos días una unidad de su modelo 808 para que probásemos la cámara. Ya cuando salió al mercado y nos hicimos eco del lanzamiento dijimos que la noticia no estaba en que tuviese 42 megapíxeles sino que el tamaño del sensor es el doble –en superficie- que el de las compactas Premium como la recién salida Canon G15. Si lo comparamos con el de las compactas típicas con sensor de 1/2,5” y 10 megapíxeles, es 4 veces más grande por lo que el tamaño de píxeles y la densidad es casi la misma.

Si a eso le añadimos una lente fija firmada por Carl Zeiss, equivalente a un 28mm con una apertura máxima de f:2.4, pues el conjunto es cuando menos interesante. No se trata de un teléfono con cámara sino de una cámara con teléfono. Desde nuestro punto de vista nos interesaba dos cosas en particular referentes a la calidad de imagen: la nitidez y el rango dinámico, o el ruido en las sombras.

A pesar de que no tiene controles manuales directos –el diafragma es fijo y no puede cerrarse- puede elegirse el ISO y compensar la exposición. Cuando no se usa el flash esto modifica a la velocidad de obturación y cuando sí se usa varía su potencia. No sé cómo es de complicado hacer un diafragma de verdad en un objetivo tan pequeño pero trabajando en un equivalente a 10 megapíxeles podría cerrarse a f:5.6 antes de tener problemas de difracción. Una cosa sin embargo muy útil es la posibilidad de bloquear el enfoque al infinito o a la hiperfocal.

La principal queja de las diferentes reviews que se han hecho ya de la cámara es el uso del SO Symbian, con un catálogo de programas mucho más limitado que iOS o Android. Sin embargo tengo que decir que si no se pretende usar aplicaciones (lo cual sería una locura con los archivos de 38 mpix), el manejo del teléfono o la cámara casi igual a un iPhone o un teléfono Android de gama alta.

Nitidez

La cámara puede funcionar con su resolución total, 38 megapíxeles en formato 4:3, o bien en los modos que Nokia denomina Pure View interpolando hacia abajo a 3, 5 o bien 8 megapíxeles (gráficos extraídos del documento oficial de Nokia).

En este segundo caso nos permite usar el zoom, que no es ni más ni menos que un recorte.

La imagen de abajo está reducida a tamaño web desde la resolución original. Haciendo click en ella se puede descargar la imagen original.

Si observamos las imágenes a resolución total o bien un recorte correspondiente al zoom máximo –que viene a ser lo mismo- como era de esperar el resultado no tiene la nitidez de una cámara con un tamaño de píxel mayor como una DSLR. Para tamaño web, la calidad es más que suficiente, pero para pasar a papel no admite una ampliación muy grande. En realidad no es nada nuevo bajo el sol, es muy similar a lo que sucede cuando usamos el llamado zoom digital, que implica siempre una pérdida importante de calidad.

Recorte al 100% de una imagen de 38mpix

Recorte al 100% de una imagen en modo PureView de 3mpix

Por el contrario si no usamos el zoom –personalmente 28mm es una focal con la que me encuentro muy cómodo- el resultado es el que corresponde a un sensor de ese tamaño, es decir, más que digno. Mejor que cualquier otro teléfono y que muchas compactas. Mi impresión es que soportaría bien una ampliación como la que se puede hacer con 10 megapíxeles, algo menos que un 30×45. Insisto: sin hacer uso del zoom ni recortando la imagen.

Rango dinámico (ruido en las sombras)

Cuando uno ve un sensor de semejante tamaño, sólo un poco menor que una cámara Nikon 1, espera que el resultado de rango dinámico sea bueno. La densidad de píxeles tan alta no favorece esto, pero interpolando hacia abajo a unos 10 megapíxeles el ruido en las sombras baja y el rango dinámico sube. En el ejemplo de abajo y en unas condiciones óptimas buscadas, ISO 50, la imagen original tiene unas sombras muy densas que corresponden a la luz dura de mediodía.

Sin embargo el archivo admite un retoque muy intenso para levantarlas sin que aparezca un ruido molesto. Desde luego nada que ver con cualquier otro teléfono que haya probado incluido del iPhone, que a veces parece la vara de medir de las cámaras.

La otra prueba (la de verdad, la que sólamente podrás encontrar en Caborian)

Sin embargo esto es Caborian, y aquí no hacemos pruebas normales. La cámara cuenta con un flash de xenón estándar de modo que pensamos ¿por qué no hacemos disparar por simpatía unos flashes de estudio? Y aquí tenéis el resultado, realizado en el estudio de nuestro compañero Roberto Anguita. Forma parte de un impresionante trabajo que podéis ver en esta galería completa y la idea era simplemente quitar su cámara técnica con respaldo Sinar de formato medio y 33 mpix y poner en su lugar un teléfono, dejando igual todo lo demás.

La fotografía que mostramos -reducida y procesada- y de la que podéis bajar el original en este enlace, está hecha con cuatro cabezas de flash cada una con un modificador de luz distinto. El resultado creo que es bueno, sin embargo es una selección de una tirada grande de fotos en la que las demás no salieron tan bien: definitivamente no podemos recomendar el Nokia 808 para sustituir a un respaldo de formato medio en estudio (modo irónico = ON).

Nos hemos encontrado con varios problemas:

–   Las cabezas de flash tienen demasiada potencia para esta prueba, fue necesario ponerlas al mínimo, usar ISO 50 y el filtro neutro que incorpora la cámara y aún así alguna parte de la imagen siempre salía quemada.
–   El flash de la cámara a veces disparaba todas las fotocélulas y a veces sólo una parte o ninguna.
–   Cuando disparaba todas por algún problema de sincronización había mucha variación de luminosidad y temperatura de color entre varios disparos consecutivos.
–   Y por último, dedicado a los fanboys de strobist, con una cabeza de flash compacto y una fotocélula, el disparo del flash y la obturación no se sincronizan y la cámara no ‘ve’ el flash.

En cualquier caso ha sido divertido y como no podía ser menos muy caborian, con un servidor, Roberto Anguita y Pedro Montesino pasando un buen rato sin olvidarnos de dar las gracias y reconocer el buen hacer a las modelos y demás ayudantes de producción. Y naturalemente también a Daniel y a Nokia España.

Por Félix Sánchez-Tembleque (wiggin)

[Prueba] Focus Peaking en plan Caborian

Martes, enero 24th, 2012

El verano pasado ya os hablamos de una nueva función de ayuda al enfoque de la gama NEX de Sony, que el fabricante llama Focus Peaking. Se trata de utilizar los algoritmos de enfoque por contraste para enfocar en manual. El display de la cámara superpone a la imagen una máscara de color (a elegir entre blanco, amarillo y rojo) que indica las partes enfocadas de la imagen.

Y como en Caborian no podíamos hacer una prueba normal hemos llevado el sistema al límite con un Samyang 85 f:1.4 con un adaptador y una NEX3. Para ver mejor la máscara destacando sobre la imagen la cámara está configurada en blanco y negro pero disparando JPEG+RAW para conservar la imagen en color. El resultado es el del video con la cámara montada en un trípode y el objetivo a su máxima apertura. En la pantalla de la cámara puede verse la máscara y la ayuda de enfoque ampliando la imagen.

Imagen de previsualización de YouTube

El resultado de imagen es este (con un recorte al 100%).

Mis conclusiones de usuario de andar por casa después de usar mucho el sistema con este y otros objetivos en diferentes condiciones son las siguientes

– Utilizando aperturas muy grandes es casi imprescindible combinar el Focus Peaking con la ayuda de enfoque que amplía la imagen 7x o 14x.

– El trabajo con trípode ayuda mucho, pero no es imprescindible.

– Con aperturas por debajo de f:2.8 y sujetos en movimiento el porcentaje de imágenes desenfocadas es grande.

– Con aperturas medianas y objetivos angulares el Focus Peaking es muy rápido y preciso sin necesidad de usar la lupa.

Como resumen, salvo para fotografía de sujetos en movimiento con grandes aperturas el sistema es muy útil, haciendo que el uso de objetivos sin autofoco con adaptador sea posible. El telémetro de algunas Nikon y otros sistemas de ayuda para usar objetivos manuales no son ni de lejos tan prácticos. Yo particularmente he recuperado un Nikon E 75-150 f:3.5 de hace 25 años y un Minolta MD 50 f:1.7 y estoy encantado de volver a usarlos.

Mientras Sony no se decida a sacar objetivos dignos de estas cámaras y en particular de la NEX7 las mejores opciones seguirán siendo utilizar objetivos de otras marcas con un adaptador, pero esta función hace que sea más que posible hacerlo.

Por Félix Sánchez-Tembleque (wiggin)