Cómo crear un timelapse, un tutorial de Nilo Merino

Editado el 05/06/2009 por Wiggin

Después de ver el estupendo montaje de fotografías que nos ha presentado, y las peticiones en nuestro foro, Nilo nos ha hecho un pequeño tutorial para crearlos, y desde aquí queemos darle las gracias de parte de toda la Comunidad Caborian

tuto_nilo

Cuando me propusieron proyectar un audiovisual con fotografías de paisaje en el 1er Congreso Internacional de Naturaleza e Imagen de A Coruña comencé a reunir las imágenes que tengo desperdigadas por el disco duro. Con ellas en la “mano”, pensé que una presentación de todas podría llegar a ser pesada. Así que me propuse comenzar a experimentar con una técnica que últimamente está adquiriendo mucha popularidad: el time-lapse.

El time-lapse, cuya traducción literal sería lapso o intervalo de tiempo, es una técnica que consiste en la toma de vídeo o fotografías cada cierto tiempo, con un ratio de fotogramas/seg menor que al que luego se reproducirá tras montarlo. Al reproducirse a una velocidad normal, como 25 fps, el tiempo avanza con mayor rapidez. Por ejemplo, si hacemos 1 fotografía cada segundo y en el ordenador las reproducimos a 25 fps, 25 segundos transcurridos en la realidad serán un segundo en nuestro vídeo.

El equipo básico para hacer un time-lapse es el siguiente:

  • Una cámara digital con controles manuales que incorpore un intervalómetro (un dispositivo que como su nombre indica, permite tomar fotografías cada determinados intervalos de tiempo) o que tenga la posiblidad de conectar un mando disparador con esa función. También son importantes las baterías, ya que se gastan con rapidez.
  • Un trípode robusto, ya que hasta las más pequeñas vibraciones pueden estropear todo el trabajo.
  • Tarjetas de memoria de bastante capacidad (más de 2gb)
  • Un programa informático que permita montar las fotografías, como Quick time Pro, Adobe After Effects…
  • También es recomendable una rótula motorizada, ya que permite el desplazamiento de la cámara durante las tomas, aunque suelen ser bastante costosas.

El primer paso es buscar el sujeto que queramos para nuestro time- lapse, preferentemente elementos en movimiento como agua, nubes o sombras. A la hora de encuadrar hay que tener en cuenta la dirección del desplazamiento para dejar espacio, y suele quedar bien combinar encuadres abiertos y cerrados si queremos montar varios time-lapses distintos.

En segundo lugar, configuraremos la cámara para realizar las tomas. Lo normal es disparar en JPG de no muy alta resolución (con unos 2000 px de lado mayor suele ser suficiente).

En cuanto al resto de parámetros, son los mismos que si se fuese a hacer una fotografía normal en esa situación. Se debe tirar en modo Manual ya que si no, cuando la luz aumente o disminuya, los modos automático o semiautomático ajustarán la exposición y se producirán cambios bruscos de luminosidad.

Después debemos elegir la frecuencia con la que se tomarán las fotografías. Ésta dependerá de la velocidad a la que se muevan los elementos y, por supuesto, de la velocidad que deseemos para nuestro time- lapse. Cuanto mayor sea el número de fotogramas por unidad de tiempo el time-lapse será más fluído. Lo mejor es hacer siempre fotografías con la mayor frecuencia posible, ya que si deseamos acelerarlo más posteriormente se puede, pero ralentizarlo demasiado conlleva saltos entre las imágenes. Si, por ejemplo, estamos haciendo un time-lapse nocturno con estrellas y la exposición es de 30s, haremos una fotografía cada 31s. Esto hace que para obtener un sólo segundo de time- lapse haga falta estar aproximadamente 13min.

La duración total en segundos se calcula fácilmente dividiendo el número de fotografías entre 25, que es la frecuencia a la que van a ser reproducidas. Entre time-lapse y time-lapse es muy útil hacer una toma en negro para localizar rápidamente dónde empiezan y acaban.

Una vez en casa y descargada la tarjeta de memoria, lo más conveniente es separar cada plano distinto en una carpeta, a la hora de montarlos agiliza mucho el proceso y además los encontraremos con mayor facilidad.

El siguiente paso es crear una acción en photoshop u otro programa de edición de imagen con los ajustes que queramos (ligero ajuste de niveles o curvas, saturación, reducción de ruido…) y, lo más importante, con el recorte que queramos hacer. Ésta va a ser la resolución final. Si el destino de nuestro time-lapse es colgarlo en internet, es recomendable recortarlo a 1280x720px, que es el tamaño en alta resolución utilizado en las webs.

Tras aplicar la acción creada a todas las imágenes de una serie ya están listas para su montaje. Para ello existen multitud de opciones, tanto Virtual dub, Quick Time Pro, Adobe After Effects… Sea cual sea el programa de nuestra elección seleccionaremos la frecuencia (fps), el tamaño del vídeo y su nivel y forma de compresión. Si va a ser utilizado para colgarlo en algún sitio de alojamiento de vídeo, suele ser un buen punto de partida 25fps en 720HD, comprimido con el códec H.264. Después de exportarlo podemos editarlo en cualquier editor de vídeo, añadir música, transiciones, etc. mejorando mucho la presentación.

publicado por Félix Sánchez-Tembleque | wiggin

Comments are closed.