Desmontando una Canon 40D

Editado el 28/11/2012 por mdaf

Así es, uno de nuestros usuarios más veteranos, Cezonillo, harto de los errores del obturador de su Canon 40D, decidió lanzarse a la aventura de sustituir él mismo la pieza averiada. Así que ni corto ni perezoso, encargó el obturador, se armó de paciencia y unos cuantos pañuelos para limpiar el sudor, y comenzó a desnudar a su pequeña.


Tras quitar los primeros tornillos, desmontar la empuñadura y empezar a ver el interior de su cámara, tocaba el turno de la parte posterior:

Ya casi estaba como su ingeniero la había traído a este mundo, mostrando toda su circuitería, conexiones y cables, cada vez más cerca del centro del problema, ese maldito obturador atascado…


Una capa más, parece que a esta caja negra la habían armado bien, lástima que la pieza encargada de dispararla se hubiese atascado, muchas fueron las víctimas que capturó momentos antes de su trágica enfermedad…


Pero ya estaba cerca, cual cirujano se iban quitando las piezas que iban a permitir cambiar la parte fundamental de la cámara que permitiría engranar con certeza, con la ayuda de la torlinga y para clavar el focu en el güeyu como siempre había hecho hasta el fatídico día…


Una vez cambiado el obturador, tan solo había que deshacer el camino andado hasta llegar al corazón de nuestra querida amiga. Cables, tornillos, anclajes, protectores, todo parecía encajar, los pañuelos se hacían insuficientes ante el nerviosismo del post-operatorio.
No sobró ninguna pieza, todo encajaba perfectamente, nuestro intrépido compañero Cezonillo, dejó la 40D montada, esperando a que se pasase el efecto de la anestesia, la miró fijamente y decidió dar el siguiente paso, encenderla…

Lamentablemente, a día de hoy la Canon 40D de Cezonillo se encuentra en un estado de coma profundo, es algo difícil de explicar ya que todo fue perfectamente calculado. Es posible que una antigua herramienta de soldar hiciese un cortocircuito en algún órgano secundario, nos cuenta este Caborian de pura cepa, lo que no permite que la cámara se encienda. Esperemos que dé con el problema y su pequeña amiga vuelva a darle las satisfacciones que siempre le ha dado, guiñando el ojo en cada instante capturado ;-)

Publicado por Adrián Mateos (mdaf)

Comments are closed.