El valor de una Fotografía.

Editado el 31/07/2007 por Aitor Peña Inclán

Por Debra Weiss

Ok, de acuerdo, probablemente no quieres que tus hijos de mayores sean vaqueros pero de acuerdo con un artículo sobre salarios en una revista neoyorquina, quizás querrías que considerasen la fotografía. “Tan pronto como crezca lo suficiente, le pondré una cámara en las manos”, dice un ex-agente de fotógrafos. “Ahí es donde está le dinero”.

Bien, me hace feliz ver esta decisión, pero personalmente conozco a un par de miles de fotógrafos en ejercicio que querrían matizar esa afirmación.

De acuerdo con el artículo, Bruce Webber, David LaChapelle y Mario Testino ganan más de cien de los grandes al día. Aunque los mencionados son fotógrafos de moda (que también hacen publicidad) y aunque sólo haya un atisbo de realidad en esas cifras, ¿por qué piensan que tienen derecho a pedir esas tarifas y lo hacen tan pocos fotógrafos publicitarios? ¿Han descubierto un oscuro secreto del universo que hasta ahora sólo ha sido revelado a unos elegidos? La respuesta es muy simple –tan simple que ha alguno se va a dar bofetadas y va a experimentar una sensación parecida a “¡coño! Podría haberme comprado un V-8”.

Ellos entienden el valor real y el percibido de su trabajo. ¿Decepcionante? Ellos suponen que su cliente puede potencialmente ganar millones con el uso de sus imágenes. Son capaces de reconocer la importancia de posicionarse de modo que no sólo la imagen, sino también el fotógrafo es un valor en sí mismo.

A día de hoy hay directores de arte por todas partes que están ansiosos por trabajar con los anteriores además de con Annie Leibovitz, Albert Watson, Matthew Rolston, Peggy Sirota y Grez Groman. Y a veces, uno de ellos no será la mejor elección, o quizás el director de arte puede contratar a alguien con un trabajo similar por menos dinero, pero no lo harán. Contratan a esos fotógrafos porque se han posicionado tan bien que para el director de arte no hay otra opción.

¿Qué determina el valor de una imagen?

La mayor parte de las veces una imagen considerada única tendrá más valor. Sin embargo, (a) en un grado muy grande la singularidad es subjetiva, y (b) todos hemos visto imágenes muy simples en grandes campañas nacionales e internacionales, lo que nos lleva a…

¿Quién es el fotógrafo, y cómo es percibido él/ella?

Los que están arriba pueden pedir tarifas muy altas porque los compradores creen en su trabajo y los fotógrafos también.

¿Cómo funciona este posicionamiento? Aquí hay algunos trucos

1. Aprende a decir no. Es la clave de cualquier negociación. Las personas quieren lo que no puede tener.
2. Cree en el valor de tu trabajo. Si tú no lo haces, nadie lo hará.
3. El valor al que llegues en la agencia, es el valor en el que te mantendrás. Si haces un trabajo por poco dinero y crees que la próxima vez te pagarán mas, estás equivocado. Cuando hay un gran trabajo que hacer, el pez grande lo cogerá.
4. Véndete a ti mismo y usa siempre un buen diseñador.
5. Contrata a un consultor. Realmente pueden marcar la diferencia. Pero busca bien, hay muchos imitadores entre nosotros.
6. Si estás anclado en una mentalidad de pobreza, libérate. Ya sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero eso sólo te mantendrá abajo. Esto es un negocio comandado por el miedo – por favor, intenta no tener más miedos de los necesarios.
7. Esto es un negocio. No intentes gustarle a todo el mundo. Haz mejores imágenes. De ese modo podrás alejarte con una sensación de haberlo logrado, y más dinero.

OK, ahora algunas palabras sobre los stock. Siempre he pensado que el stock debe ser más caro que la fotografía de encargo. Para las agencias tiene muchísimas ventajas utilizar una imagen que ya existe. Primero y principal, no hay riesgo, saben exactamente lo que obtienen. No tienen que pelear con el fotógrafo o su representante, y esto debe ser suficiente. Además, la agencia no tiene que enviar un equipo creativo ya saturado de trabajo a una sesión de fotos. Pueden quedarse en la agencia y ser saturados aún más, mientras ahorran costes de viajes.

De nuevo, la singularidad de una imagen juega un papel fundamental en determinar su valor; sin embargo, muchos fotógrafos ven el stock como dinero re-encontrado. No consideran el gran valor que tiene para el cliente. Si más gente hubiera suscrito la idea de que el stock no sólo tiene tanto valor como la fotografía de encargo sino más, no se habría producido el bajón que se ha dado en el mercado de encargo, y, probablemente habría sido más difícil para Corbis y Getty reducir el precio de las imágenes a 20$.

Nunca lo diré suficiente – por favor, valora tu trabajo y la contribución que haces al mercado. Nadie te hace un favor cuando te contrata. Tus imágenes son vitales para el éxito del anuncio. ¿Cuántas revistas crees que se venderían sin fotografías? Los clientes conocen la respuesta a esa pregunta y tú también deberías. Los fotógrafos siempre han tenido el poder pero pocos se han dado cuenta. Las cosas podrían cambiar. Cosas más extrañas se han visto. Mira quién está en la Casa Blanca…

Debra Weiss es una consultora creativa en Los Ángeles. e-mail en dw@debraweiss.com

Artículo traducido por Wiggin con permiso de la autora publicado en www.editorialphoto.com

Comments are closed.