Preparando un viaje fotográfico

Editado el 19/07/2011 por Abarai

Todos hemos hecho algún que otro viaje con intención de fotografiar lugares y motivos fijados de antemano: una región que queremos fotografiar, una ciudad, etc. En otras ocasiones simplemente aprovechamos un viaje turístico y hacemos una escapada fotográfica a algún punto interesante. Por lo general se trata de viajes a lugares más o menos lejanos, que no conocemos en persona y a los que no es probable que volvamos en un espacio de tiempo corto, por lo que la preparación de aquello que queremos fotografiar se vuelve especialmente importante.

En el foro ya se ha hablado de cómo organizar nuestro equipo antes de un viaje, así que nuestra intención es centrarnos en otro aspecto de la preparación del viaje: cómo encontrar lugares interesantes y cómo planificar las visitas a dichos lugares.

Cuando queremos visitar un lugar para fotografiarlo es evidente que lo hacemos porque hay lugares que nos gustan, pero, ¿cómo investigamos la zona, los alrededores, para no tener que emplear mucho tiempo en buscar localizaciones sobre la marcha, y no perder demasiado tiempo en los preparativos?

Esta es la forma en que algunos de los usuarios de Caborian preparan sus viajes fotográficos.

 

Rafa Herrero (Deckard)

Mi experiencia parte de la necesidad de aprovechar viajes vacacionales familiares para lograr alguna foto decente del lugar visitado. No puedo hablar de viajes fotográficos (todo llegará), porque en realidad, cuando he viajado, lo he hecho con toda la familia (tres enanos) y nunca eligiendo el lugar por criterios fotográficos. Eso hace que aún sea más necesario afinar bien la preparación previa, la búsqueda de los lugares y el conocimiento de las condiciones que vamos a encontrar.

Lo primero que suelo hacer es intentar buscar localizaciones y motivos interesantes en la zona que voy a visitar. Para esto, lo mejor es acudir a uno de los archivos fotográficos más extensos y que tengo más a mano: Flickr. Una búsqueda en Flickr me permite ver un montón de fotografías del lugar al que voy a ir y puede que descubra ya entonces un motivo interesante. Generalmente son fotos normales y corrientes, descriptivas, por lo que no nos influirán a la hora de abordar ese motivo si nos interesa. Pero yo en Flickr he descubierto motivos muy interesantes que después he intentado capturar a mi manera.

Por poner un ejemplo, la estructura que aparece en esta foto la descubrí mirando un grupo de Flickr de Las Landas. Era una foto muy mala, pero que mostraba bien el motivo, que después yo traté de reflejar a mi modo:

Deckard1

Después, Google Maps es otra herramienta que utilizo habitualmente, para intentar conocer de antemano, en la medida de lo posible, la accesibilidad de los lugares que me pueden interesar, así como —muy importante— la orientación en la que se encuentran, para calcular qué tipo de luz voy a tener y si me interesa más acudir a primera hora del día o al atardecer.

Sobre los accesos trato de informarme a través de búsquedas en internet, ya que algunas veces existen páginas que detallan itinerarios para llegar a los lugares que nos interesan.

También utilizo la aplicación, ya comentada varias veces en esta web, The Photographer’s Ephemeris (TPE), que permite conocer a qué hora y por donde saldrán y se pondrán el sol y la luna. Es una herramienta fantástica, muy práctica y, en mi opinión, imprescindible para afinar bien la planificación en la fotografía de paisajes.

A pesar de poder utilizar estas herramientas, no hay nada mejor que la comprobación de los lugares, motivos y condiciones “in situ”. Una vez que llegamos al lugar es cuando realmente nos damos cuenta del potencial y las limitaciones que puede tener.

Mis fotos de la playa de los Genoveses del Cabo de Gata las hice un día después de haber estado allí con la familia tomando el sol. Tuve la ocasión de ver dónde estaban las rocas más interesantes y comprobar  sobre el terreno la mejor orientación. Como  siempre, “volver” es la mejor forma de controlar las condiciones de un paisaje.

Deckard2

Y después existe la posibilidad de encontrarte con buena gente de Caborian y que te lleve a los sitios guapos que conocen, como también me ocurrió en el Cabo de Gata en una noche estupenda y muy productiva.

Imprescindible también una tabla de mareas si se va a hacer fotografías en playas o similares.

Rafa Herrero.

 

Martín Zalba (Martinete)

Desde que me dedico a la fotografía digital (2008) mi ritmo de viajes se ha incrementado especialmente por el interés que suscitan determinados lugares y países. La mayoría de los que he visitado los he visto antes en fotografías en los foros del tema o en internet y también sé de sitios por la recomendación de otros fotógrafos.

Martinete

La preparación de cada viaje fotográfico es diferente y comienza con la localización en internet de los lugares que queremos fotografiar a través de la información que proporciona la red: Google, Google Maps, páginas especializadas de viajes, de naturaleza, foros de fotografía, etc. En muchos casos (la mayoría) los organizamos familiarmente y ahí la parte fotográfica suele quedar más comprometida.

Si los viajes son fotográficos exclusivamente, cada vez más echo mano de los contactos que tengo con otros fotógrafos de la zona a la que voy porque ellos son los que mejor conocen el lugar, hablo con ellos para saber cuales son las mejores fechas y condiciones  y generalmente todo el mundo encuentra huecos en su tiempo para conocerte y acompañarte en alguna de las sesiones fotográficas. En caso de ir al extranjero pues como he dicho, recabando la información que hay en internet y mirando el testimonio de aquellas personas que ya han ido a ese lugar.

En el caso de la fotografía nocturna, siempre procuro estar en el lugar un día o una tarde antes con luz diurna para localizar bien los sitios. En muchas ocasiones hago marcas en el suelo, árboles, etc, coloco piedras o lo que encuentre para dejarlos en aquellos puntos donde veo un encuadre interesante ya que de noche todo cambia por completo y es frecuente perder un encuadre si no lo has marcado de día. Incluso si hace falta, se toman notas de cómo ir a los sitios o rincones, de esa forma ya vamos bastante más preparados. En otras ocasiones, encuentras (camino de tu objetivo a fotografiar), cosas muy interesantes y más de una  vez se ha dado el caso de no llegar a él porque me he entretenido en lugares que me han interesado mucho. Después tengo que volver para fotografiar mi objetivo inicial.

 

Javier Camacho (Chavi)

Suelo preparar los viajes desde el punto de vista fotográfico de manera muy exhaustiva, y normalmente con bastante tiempo de antelación, incluso he hecho algunos viajes en función de las posibilidades fotográficas de los mismos.

Chavi

Nunca dejamos los viajes cerrados y tampoco solemos reservar los lugares a los que vamos a dormir para ir dejando una parte del diseño de los mismos bastante abierta, dependiendo de la climatología con la que nos vamos a encontrar, o del interés que nos suscite, en ocasiones hay lugares que son imprescindibles y en los que es necesario buen tiempo, por ejemplo algunas montañas especialmente bellas que a veces pueden estar tapadas por las nubes y que quiero fotografiar sí o sí. Otras  veces añadimos lugares más o menos cercanos sobre la marcha, dependiendo de la información que conseguimos hablando con la gente que te vas encontrando durante el transcurso del mismo.

Normalmente procuro ver muchas fotografías de los sitios a los que quiero ir, e incluso he añadido algunas localizaciones a posteriori, tras ver imágenes de algunos de estos lugares, por ese especial interés que suscitan desde el punto de vista de la fotografía. Suelo hojear en tiendas y bibliotecas bastantes libros de fotografía de naturaleza, parques nacionales de todo el mundo, buscando lugares y fotos, (si los veo muy interesantes también voy me voy haciendo con ellos). Por otra parte también miro concienzudamente varias revistas específicas de viajes en busca de lugares y fotos tratando de conseguir la máxima información para organizar el viaje, (siempre por nuestra cuenta, para gozar de la máxima flexibilidad).

Asimismo y una vez que más o menos sabemos dónde queremos ir, miro bastante por internet en grandes webs de stocks de fotos, autores locales de los sitios que vamos a visitar o autores foráneos destacados, así como después sus webs personales, en muchas ocasiones ya los tengo guardados en mis favoritos. También trato de contactar a través de los foros en los que participo con gente que ha estado en esos sitios para pedirles información de primera mano o consejos.

Por último miro las fotos ilustrativas de varias guías de viajes y siempre me hago con una para tener información sobre lugares para dormir, y transportes disponibles, precios y horarios. Una vez allí también es muy útil mirar en las tiendas de regalos y recuerdos en la sección de postales, para ver las fotos más típicas y postaleras de los lugares que estamos visitando, normalmente estas localizaciones si no las teníamos fichadas ya, suelen ser imprescindibles.

También procuro, si es posible, y una vez ya sobre el terreno, tratar de darle un primer repaso rápido al lugar, para buscar las localizaciones sobre las que tenía información y sobre todo sus mejores horas para hacer las fotos, normalmente atardeceres y amaneceres y sus orientaciones.

 

Dabid Gimenez (Koyote)

Cuando planifico un viaje, y más si es fotográfico, huyo de los viajes organizados; estos te dejan muy poca libertad de movimiento y te condicionan mucho el tiempo de estancia en según que sitios.

Koyote

Habitualmente suelo reservar con antelación el vuelo y el hotel del primer día, luego una que llego, suelo pasarme por una oficina de turismo y busco información sobre alojamientos varios (hoteles, pensiones, albergues, etc) y transportes (tren, autobús, coches o motos de alquiler…), esta forma de viajar, te permite mucha mas libertad a la hora de planificar los días y muy importante, si estás a gusto en un sitio y es interesante fotográficamente hablando, te puedes quedar más tiempo y viceversa; si no lo es, te vas a otro sitio.

Herramientas que nos ofrecen las nuevas tecnologías:

The Photographer’s Ephemeris; imprescindible para conocer la orientación del sol y la luna en los lugares donde pienso que voy a hacer fotografía de paisaje.

Foros de fotografía; hacer búsquedas y si se está dado de alta, consultar mediante mensajes privados al forero que conozca el lugar que voy a visitar.

Flickr, Picassa o las búsquedas de imágenes en cualquier buscador (habitualmente Google), para ver que lugares puedan ser interesantes, así como blogs o web de otros fotógrafos viajeros, que puedan darme pistas de que me puedo encontrar en esos lugares.

Foros dedicados a viajeros, donde suelen aparecer muchos datos de gente que ha estado anteriormente, me parece importante buscar unos cuantos, para contrastar los datos, porque una mala experiencia de algún viajero puede condicionar los datos que nos aporte.

Google Maps, Google Earth y Panoramio, para situarnos y conocer el terreno virtualmente.

Consultas a personas físicas, siempre que se pueda y se conozca a alguien que ha estado en el lugar que voy a visitar, suelo quedar con ellas para intercambiar impresiones, modos de alojamiento, transportes, lugares interesantes, etc.

Para terminar, una vez planificado todo esto y teniendo toda la información, es muy importante no ir con ideas preconcebidas que te marquen los objetivos fotográficos, e intentar plasmar lo que vas viendo y viviendo sobre la marcha.

Un consejo, empieza a hacer fotos aunque sepas que no van a ser buenas; conviene quitarse la ansiedad de hacer fotos, luego una vez que te relajes y estés bien asentado en el lugar, harás menos, que probablemente serán las mejores fotos de tu viaje.

Dabid Gimenez.

 

Asfalto

Determinar el destino y el tiempo que dedicaremos

Si nuestro viaje está enfocado a la fotografía, esta puede determinar la ruta, tiempos y horarios de visita a distintos puntos. El caso típico es el Safari fotográfico. Incluso puede tratarse de encargos que nos determine cuál va a ser nuestro objeto fotográfico y justifique el viaje. Sin embargo, si simplemente viajamos teniendo la fotografía como un elemento más del viaje, aquí nos veremos  obligados a trabajar con las condiciones de cada momento, obligándonos a adaptarnos. Sin embargo, en ambos caso es útil hacer una planificación previa que nos ayude determinar que imágenes deseamos conseguir, con qué ventajas y limitaciones nos vamos a encontrar sobre el terreno, o incluso qué material necesitaremos preparar antes de salir. Esta planificación de una forma más oficial y estructurada o menos, también la haremos independientemente de si se trata de grandes viajes al extranjero o en pequeñas salidas alrededor de nuestra casa. Esta planificación que bien puede ser una simple lista mental, nos ayudará a optimizar nuestras salidas.

Asfalto

Cuál es nuestro objetivo fotográfico:

Una vez decidido nuestro destino y el tiempo que le dedicaremos, debemos planificar con antelación las fotografías que queremos obtener antes de ir. Esta planificación nos ahorrará tiempo de preparación en el lugar de destino, y evitará que regresemos sin alguna imagen que nos hubiera gustado conseguir y que no se nos ocurrió en el momento. Desde el punto de vista creativo ayuda que nos fijemos un objetivo concreto con antelación, que nos evite caer en la tentación de vernos sobrepasados por intentar disparar a todo. Saber si deseamos realizar una fotografía de un paisaje o si andamos tras pequeñas flores para un macro hace que nuestros sentidos se focalicen en lo que deseamos, evitándonos que nos dispersemos y estemos más receptivos a lo que deseamos. Esto no significa que debamos ser inflexibles ante lo que nos pueda sorprender, o que no dispongamos de capacidad de cambio si las condiciones no son apropiadas para nuestro plan inicial, pero estas alternativas también se pueden prever.

Esta planificación puede ir desde una única imagen, i.e.: estoy de vacaciones en Pontevedra y deseo fotografiar el Faro do Home al amanecer, o un proyecto completo que implique distintos tipos de tomas y necesite de una narrativa, i.e.: voy a hacer un reportaje sobre el Diwali en Varanasi por un encargo de una agencia de turismo.

Búsqueda de ideas y decidir qué fotografiar:

Hay veces que el objetivo fotográfico ya lo conocemos y tenemos claro cómo deseamos fotografiarlo, sin embargo en muchas ocasiones es posible que sea la primera vez que vayamos a ese destino y no dispongamos de una idea precisa de lo que podemos encontrarnos. Dependiendo de nuestros intereses, documentarnos sobre nuestro destino nos puede ayudar a concretar la imagen que buscamos. Esta documentación puede ser:

Visual:      A través de imágenes de otros autores, especialmente los grandes maestros de la fotografía. Si quiero fotografiar la semana santa de mi ciudad quizá conocer el trabajo de Cristina García Rodero puede ayudarme. Pero también para hacerme una idea más concreta de destinos que en principio me son desconocidos. Por ejemplo, ver qué tipo de paisajes puede ofrecerme Uyuni (Bolivia). En este caso aunque las fotos no sean de calidad, si nos ayuda a anticipar lo que nos encontraremos. En esta búsqueda contamos con los libros y revistas de paisajes o viajes, o de autores concretos, o en Internet se pueden localizar imágenes de casi cualquier localización. Un vistazo a estas fotos, nos puede ayudar a pensar cómo deseamos nosotros representarlo, tanto desde el punto de vista técnico, como los motivos.

  • Revistas: National Geographic, Condé Nast Traveler, Desnivel…
  • Autores: Steve McCurry, Ara Güler, Alex Web, Salgado, etc.
  • Libros documentación (también disponen de imágenes): Lonely Planet, Footprint, Rough Guide, Routard / Trotamundos…
  • Internet: Flickr, Google Imágenes, ShutterStock, etc.

Escrita:      Conocer los aspectos culturales, folclóricos o costumbres de un determinado sitio, nos ayudará a localizar aquellas imágenes que mejor lo representan. Cada lugar tiene una serie de elementos icónicos que hace que sean fácilmente localizables por los espectadores. Por ejemplo, los hórreos asturianos o gallegos, los taxis amarillos de Nueva York, mujeres con saris en la India, etc. Si buscamos nuestro punto de vista personal hacia ellos nos será más sencillo que los espectadores interpreten nuestra visión de un determinado lugar. Tampoco es necesario que estos iconos sean el motivo de la fotografía, pueden sin más aparecer en un segundo plano para servir como referente. Este proceso de documentación no siempre es necesario pero el algunas situaciones es absolutamente necesario. Por ejemplo, si deseamos documentar fotográficamente el Norte de Vietnam donde hay una gran variedad etnográfica, conocer las características en vestimentas, costumbres y rasgos nos ayudará a su identificación, y poder retratarlos. No sólo tenemos que limitarnos a una información documental, hay veces que las lecturas poéticas o literarias nos pueden descubrir aspectos que deseemos representar en imágenes de un determinado sitio. Esta documentación también puede ser puramente práctica. Ya que condicionantes como el clima, las reticencias culturales a la fotografía, los permisos o limitaciones legales en determinados puntos de interés (i.e.: No se permite acceder con trípode a la explanada de las pirámides de Giza en El Cairo) pueden condicionar el tipo de fotografía que haremos, incluso el material fotográfico que deberemos llevar.

 

César Llaneza

Si voy de viaje a una isla como Menorca, pues me voy a Mapas en Google y me descargo un mapa de las zonas turísticas, que luego edito y quito lo que no me interesa, me los paso al GPS y así pues es mucho más cómodo desplazarme a los sitios.

César Llaneza

Si me voy de viaje y quiero aprovechar para hacer algo de paisaje en la costa, me suelo llevar un papel impreso con las mareas y horas de salida y puesta del sol del lugar al que voy. Aunque ahora en estos tiempos tecnológicos desde el móvil con internet ya no me hace falta pues lo puedes consultar con varias aplicaciones.

Suelo buscar por internet para encontrar información del lugar, sobre todo con fotos documentales del lugar. Luego me voy a Flickr o similares para buscar fotografías de paisaje, un poco más creativas para ver las posibilidades del lugar.

Cuando hago salidas de una tarde o una mañana para hacer paisaje a la costa pues más de lo mismo, consulto mareas y horas del amanecer y atardecer y además antes de salir de casa consulto alguna webcam de la zona para hacerme una idea más clara de como esta el cielo.

Cuando salgo de tarde o de mañana a fotografiar a la costa, si puedo siempre me desplazo con tiempo para buscar encuadres y lugares que puedan tener potencial cuando llegue la luz que quiero para mi foto.

Si voy a la montaña, pues consulto las previsiones meteorológicas pertinentes para ir bien preparado.

 

Gus Bussello (Gus)

Dejando a un lado el tema del equipo, tema ya tratado en Caborian, comento que es lo qué me suele importar cuando realizo un viaje que probablemente no vuelva a realizar en mucho tiempo, aunque lo que a continuación cito es también extrapolable a lugares en los que simplemente voy a pasar el fin de semana en una zona relativamente cercana.

Gus Bussello

Creo que como todos los que queremos emprender un viaje de estas características, encontramos en internet la herramienta ideal para buscar la información que nos interesa: ubicaciones populares, monumentos conocidos, parajes recomendables y otros tantos puntos obligados de cada zona. Otro de los aspectos que me suelen interesar es ver foros de fotografía de las zonas a donde voy y si los encuentro, me pongo a salsear sobre los paisajes o arquitectura del lugar que voy a visitar, pues nunca se sabe lo que te puedes encontrar, ya que como dice el dicho “una imagen vale más que mil palabras”.

Sin embargo, el hecho de visitar los lugares de moda, o lugares más “mascaditos”, no deja de ser un planning bastante predecible y es de suponer que por la misma razón todos acabemos haciendo la misma foto de los mismos lugares. Aunque por la razón contraria bien nos podría servir para conocer lo que está trillado, para no caer en lo mismo.

De la misma forma que si nos pusiéramos en el papel del turista que viene a tu ciudad, me suele resultar algo cansino ver que la gran mayoría hacen las mismas fotos de los mismos lugares; exactamente lo mismo que cuando nosotros viajamos, a los lugareños se les pase lo mismo por la cabeza, con el comentario típico de “ya está el turistilla de turno haciendo la misma foto, como todos los años”.  Es algo normal y lógico pues ver tan a menudo las mismas imágenes todos los días nos acostumbramos a ellas y no nos resulta nada motivador, sin embargo cuando no las conocemos todo resulta más novedoso e impactante.

Por estas varias razones que comento, encuentro mayor atractivo a ese posible factor sorpresa, que suelen ser los que nos reportan mayores satisfacciones fotográficas, algo que no está en el planning, algo inesperado que probablemente al lugareño le haya pasado más inadvertido, y que por la razón de ser algo más cotidiano y anodino le cuesta más ver que el que lo visita por primera vez. Pero es aquí donde reside el mérito; en la capacidad de abstraerse de lo cotidiano como si fuera la primera vez que estás el lugar. Pienso que por esta razón tampoco es tan importante volverse loco con el planning de lugares a visitar y también dejar que el azar te sorprenda.

 

Algunos enlaces a temas semejantes:

Herramientas imprescindibles para la fotografía a la salida y caída del sol

Herramientas en iPhone para fotografía de paisaje

The Luminous Landscape: Planning a Shoot (inglés)

Mapas del SigPac (alternativa a Google Maps)

Por David Vázquez (Abarai)

 

Comments are closed.