FOODPHOTO Festival: Talleres de Fotografía Gastronómica

Editado el 12/10/2010 por Nati

Los días 5 y 6 de octubre me acerqué a Tarragona para participar en dos de los talleres que estaban programados dentro del evento FOODPHOTO Festival.

El FOODPHOTO Festival es la primera feria de fotografía gastronómica que se celebra en el mundo. Durante unas semanas Tarragona ha acogido este evento en el que se han realizado exposiciones, conferencias y talleres relacionados con esta disciplina tan suculenta.

©Foodphoto

Las exposiciones se han celebrado en diversos puntos de la ciudad como el Mercado Central, Mercado del Forum, Campo de Marte, El antiguo Ayuntamiento o el Refugio 1 en el puerto de Tarragona. Iba con el tiempo muy justo y no pude asistir a ninguna de ellas, quedándome con ganas de ver los trabajos de Francesc Guillament, Günter Beer o Pep Escoda entre otros.

Los talleres se celebraron en el Tinglado nº 4 del puerto, un lugar muy espacioso pero con algunas carencias en lo relativo al sonido de la sala y servicios. El segundo día tuvimos que trasladarnos al cercano Museo del Puerto y continuar el taller en un salón de actos perfectamente acondicionado, ya que la incomodidad del ruido exterior de unas obras cercanas dificultaban el seguimiento del taller.

Estos talleres de introducción a la fotografía gastronómica fueron impartidos por Toya Legido y Tomás Zarza, ambos con mucha experiencia en la docencia y en el campo profesional, tanto publicitario como editorial, con trabajos para Spain Gourmetour, Canal Cocina, ICEX (Instituto Español de Comercio Exterior), The Times, The New York Times…

Taller de Introducción a la fotografía gastronómica

Un taller que me ha servido para seguir investigando en esta apasionante disciplina de la fotografía. Toya habló de los cambios que introdujeron en la la fotografía gastronómica de la revista Spain Gourmetour y apoyó su exposición con fotografías de elaboraciones que habían realizado: Oriol Balaguer, Paco Torreblanca, Ángel León, Dani García, Montse Estruch…

Empezó hablando de los cambios que se habían producido en la toma, pasando de una fotografía vista desde arriba a una más baja a la altura de los platos, con lo que se ganaba en volumen, aunque a veces y dependiendo del tipo de elaboración, se requiere una toma zenital. Y siguió…

Acortar el encuadre.

Emplatar directamente sobre la mesa de luz.

Qué formato utilizar cuando el trabajo es para web (horizontal) o para papel (vertical).

Los emplatados en altura ganan bastante al tener volumen.

Utilizar en la mayoría de los caso comida casi cruda o cruda, suele tener mejor color y textura.

Utilizar pequeñas cantidades de elaboración -en tapa de pequeño formato- mejor que platos repletos.

Para sujetar los alimentos y dependiendo de su naturaleza utilizar plastelina, pinchos morunos, palillos, patata… ocultos de manera que no sean visibles     desde el punto de vista de la cámara.

En España, a diferencia de EE.UU., las editoriales no suelen tener estilistas salvo algunas excepciones como El País.

El estilismo gastronómico suele recaer en los chefs, si son de cierto prestigio o en los propios fotógrafos la mayoría de las veces.

Cuando la elaboración del plato es simplona y no dice mucho hay que apoyarse en el atrezzo. Utilizar telas de colores, con texturas… Es recomendable  utilizar un cristal entre la tela y el plato elaborado, se evitan manchas y se puede recomponer fácilmente la imagen con sólo mover el cristal.

El cristal puede estar pegado a la tela o separado, de esta manera podemos conseguir los fondos desenfocados -manejando la profundidad de campo- al tener dos planos a diferentes distancias.

El estilo hay que adaptarlo al tipo de publicación: barroco, minimalista…

En las fotografías de productos hay que realizar un casting y seleccionar el mejor entre muchos ejemplares.

La óptica preferida por Toya es un objetivo macro Nikon de 60 mm de distancia focal ya que da mucha calidad.

Hay que estudiar el histograma y llevar la curva a la derecha.

En cuanto al ajuste de la temperatura de color en la fotografía gastronómica, es mejor obtener una fotografía cálida que una fría.

Aunque luego se pueden cambiar los ajustes de la temperatura de color en el revelado o procesado RAW, se obtienen buenos resultados trabajando en la posición de nublado.

Cuando las fotografías son para recortar en Photoshop y que sea más fácil su selección, hay que realizarlas situando el producto sobre un fondo blanco sobreexpuesto.

Con fondos negros, para que estos no queden grises, tiene que haber bastante tiro o distancia entre el producto y el fondo.

Cuando la exposición es larga son mejores -por ejemplo- las exposiciones de 20″ a las de 2″. La relación entre el tiempo en que la cámara se ha podido mover, sobre el tiempo total de exposición es mayor…

Taller de introducción a la fotografía gastronómica. Parte II edición de las fotografías

Un taller que me ha aportado muy poco, salvo el repaso de los conceptos que ya conocía. Pensé que aunque era de introducción, iba a estar más enfocado a la fotografía gastronómica y no a la general. Que se iban a revelar o procesar las imágenes que el día anterior se realizaron, y que sobre ellas se iban a ir explicando los diferentes conceptos de modelos de color, espacios de color, perfiles incrustados…

El taller acababa a las 13:00 y a las 13:10 se abrió la primera foto de la sesión del día anterior y se empezó a trabajar ligeramente sobre ella. Simplemente me confundí de taller ya que Tomás Zarza explicó muy bien los conceptos básicos de un procesado que era de lo que trataba el taller.

Rafa Prades (leoman)

Comments are closed.