Prueba Canon EOS 5D

Editado el 23/10/2005 por admin

El 22 de Agosto de 2005 Canon anunció la llegada al mercado de dos nuevas cámaras réflex digitales. Una de ellas, la Canon EOS-1D MarkII N, se presentaba como la actualización de la conocida EOS-1D MarkII, la otra era una máquina totalmente nueva destinada a ocupar un nicho de mercado especial, fue bautizada como Canon EOS 5D. La 5D es la primera de las cámaras capaces de acercar los sensores sin factor de recorte al “gran público”, todo ello en un cuerpo parecido al de la 20D, ni muy voluminoso ni excesivamente pesado. Se sitúa en un punto intermedio entre la gama profesional de las 1D y la gama para el aficionado avanzado, y prueba de ello es la no existencia de elementos de sellado en el cuerpo de la máquina para protegerla de las inclemencias del tiempo o la supresión del sistema de AF de las 1D basado en 45 puntos de enfoque. A cambio, brinda un sensor "full frame" de 12,8 millones de píxeles efectivos y un visor excelente por muy poco menos de 3000€. Gracias a Fotocentro pudimos disponer de una de estas unidades para hacer una prueba y recoger nuestras impresiones.


Descripción

Externamente ya decíamos que la máquina recuerda mucho a una 20D, aunque resulta un poco más grande (152 x 113 x 75 mm frente a los 144 x 106 x 72 mm de su hermana menor) y 125 gramos más pesada. Las líneas también son más sinuosas. Cuando se sostiene en la mano, la sensación de solidez es mayor que con la 20D, pero no por la construcción en sí, sino más bien por el incremento de peso. El cuerpo, fabricado con una aleación de magnesio, tiene una calidad excelente y la ergonomía es también superior a la de la 20D en base a algunas pequeñas modificaciones en las zonas de agarre. El aspecto resulta profesional, pero como apuntábamos antes se han eliminado los sellados de goma presentes en la serie 1D para proteger la cámara de los elementos ambientales indeseados, como el polvo y las salpicaduras.
Cuando se observa la parte posterior del aparato lo primero que llama la atención es la gran pantalla LCD de alta resolución que posee, ya que mide 2,5"y cuenta con 230,000 píxeles. La calidad de la misma es francamente alta aunque a pleno sol resulta tan difícil de consultar como siempre (una lástima). En cualquier caso, la revisión de las fotos o la navegación por los menús son operaciones que se pueden realizar muy cómodamente y sin forzar la vista con este nuevo monitor. A mano izquierda del mismo se localizan los botones para desplegar el menú de la máquina; la información detallada de las fotografías (o bien de los ajustes de la cámara, si no estamos en modo de visualización del trabajo realizado en el LCD); realizar el salto rápido entre imágenes y mostar la foto que acabamos de tomar en pantalla. Debajo se localiza el botón para la eliminación de archivos, junto con el interruptor de encendido, y a mano derecha tenemos el joystick de navegación y el gran dial de control posterior (Quick control dial) con el botón de confirmación SET en su centro. Más arriba, y a la derecha, se pueden observar los botones para realizar zoom sobre nuestras imágenes. El encargado de reducir el nivel de magnificación es también el botón de bloqueo de exposición (normal o con flash) y el que muestra las miniaturas de nuestras fotografías. El encargado de aumentarlo también se utiliza para seleccionar el punto de enfoque deseado. Finalmente, muy cerca del visor y junto al botón que despliega los menús, está el de Impresión directa (Direct print) para comenzar a imprimir inmediatamente la foto que se muestra en el LCD de la cámara cuando se conecta ésta a una impresora.

El manejo de la 5D a través de su sistema de menús es prácticamente idéntico al de la 20D. Esto será de agradecer por un buen número de usuarios que jubilen su viejo equipo para adquirir la nueva cámara, pero probablemente no resulte del agrado de los profesionales acostumbrados a las 1D. En cualquier caso, toda la navegación es extremadamente sencilla e intuitiva, con lo que hacerse con el aparato debería ser cuestión de poco tiempo para casi cualquier persona.

El visor pentaprisma de la nueva Canon, dentro del mercado digital actual, es excelente y está al nivel del que monta la 1Ds (o incluso un poco por encima). Tiene una cobertura del 96% del frame, una magnificación de 0,71x e incorpora un ajuste diópticro de -3 hasta +1 dioptrías. Además, se puede cambiar la pantalla de enfoque. A pesar de toda esta serie de alabanzas justo es decir que podría ser un poco más luminoso, pero en general, la sensación que tendrá cualquier usuario de una réflex con sensor APS al mirar por él será la de asomarse a una ventana después de haber pasado media vida utilizando una mirilla. Tampoco parece justo derretirse en alabanzas porque por fin una cámara sólo relativamente inasequible incorpore un visor decente, que es lo que se espera de ella. Año tras año las marcas han descuidado los visores en las réflex con sensor APS, vendiendo basura de forma constante cuando se podrían haber ofrecido soluciones razonables al problema. La 5D incorpora un visor normal, típico de las cámaras de toda la vida, que hace 10 años hubiera resultado corriente y moliente y que hoy en día, visto lo visto, resulta impresionante.

En la parte superior del cuerpo se localizan: a la izquierda el dial del modo de disparo (Mode dial); en la región central del cuerpo la zapata del flash (recordemos que la 5D no lleva un flash incorporado); y en la parte derecha el pequeño LCD con los datos de nuestra toma. Por encima de este LCD se localizan los botones para la iluminación del mismo; la selección del modo de autofocus y el balance de blancos; el valor ISO y la frecuencia de disparo (temporizado, ráfaga o una sola fotografía); y finalmente el modo de medición y la compensación de exposición para el flash. Sobre estos botones se localiza el Dial Principal (Main dial) y más arriba, el disparador.

En la 5D se han eliminado unos cuantos programas de disparo que existían en la 20D. Ya no existe el modo Retrato, Paisajes, Deportes, etc… y realmente no es que le hagan falta, ya que se supone que la cámara va encaminada hacia un público que al menos sabe como afrontar estas situaciones. En sustitución de todos ellos, está el modo totalmente automático (representado con el rectángulo verde), en el cual la máquina elige todos los parámetros de la toma: ISO, balance de blancos, etc… el autofocus se conmuta a AF AI Foco. En este modo no podremos disparar en RAW ni en RAW + JPEG.

Los demás, son los modos clásicos:
* P:automático (la cámara elige velocidad y apertura de diafragma, nosotros el resto. Podemos escoger distintas combinaciones de apertura / velocidad de obturación girando el dial principal).
* Tv: prioridad a la velocidad de obturación (hasta 1/8000).
* Av: prioridad a la apertura.
* M: manual.
* B: bulb.
* C: definido por el usuario. Básicamente es un modo personalizado, podemos definir toda una serie de ajustes de la cámara en cualquier otro modo (Tv, Av, M…) y luego grabarlos para crear de esta forma una configuración a medida que se puede seleccionar en el momento deseado.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.